viernes,
22 septiembre 2017
 
Albacete Cuenta
Opinión

No es lo mismo escapar del tedio que de la miseria

“La diferencia entre jugar y sobrevivir”

Share with your friends










Enviar
9 de noviembre de 2013

No he podido evitarlo: revisando la prensa de fin de semana con mi niño y sus galletas, entre sorbo y sorbo de café he visto a un par de chavales ascendiendo a un poste en la frontera española (la del Sur, como es de suponer), y me ha venido a la memoria cuando unos jóvenes estudiantes lo hacían en el Instituto número 4 de Albacete, el de la estación.

Antes de la época en que las puertas de los centros escolares se cerraran a cal y canto (por miedo a los que entraban y por miedo a los que salían), antes de que pusieran vigilantes de seguridad, los chicos íbamos a nuestro aire de acá para allá. Más o menos… y no todos, claro.

Salíamos a las panaderías cercanas a almorzar antes de tiempo, nos sentábamos en el suelo apoyados contra la pared, paseábamos por el parque de la mano con alguna chica romanticona y, si los ahorros y la paga nos lo permitían, íbamos al ‘Copete’ a almorzar como los trabajadores de la construcción, con bocadillos y litros de cerveza.

Todo esto era antes de que los adolescentes se volvieran malos, malísimos, inquietantes y preocupantes, con un futuro incierto, hipnotizados por las redes sociales y los vídeojuegos. Nosotros, en los años 80 y 90 teníamos el futuro claro, sencillo, impoluto, ¡nada nos hipnotizaba!

Tan claro teníamos nuestro futuro que, entre clase y clase, nos escapábamos a dar un paseo por los alrededores del Instituto. Y sí, una de nuestras atracciones más divertidas era ascender por una torreta instalada a pocos metros del centro educativo. Apenas existían vallas de separación, sí las había pero las traspasábamos para ir al otro lado de la vía, porque las vías estaban a menos metros aún que la torreta.

Entonces los más valientes ascendían hasta lo alto a contemplar el Instituto, la estación de autobuses, la estación de trenes, el parque Lineal, el barrio de San Antón entero. Poesía visual. Una imagen similar a la que tuvo Azorín, esta vez desde una torreta a diez metros del suelo.

El protocolo de seguridad era el siguiente: RENFE llamaba al Instituto, en el Instituto lo comprobaban desde la ventana, salían corriendo a llamarnos la atención y, cuando querían llegar, allí no quedaba ningún estudiante. Esos mismos estudiantes que ahora tienen cuarenta años y podrían ser jueces, abogados, profesores, enfermeros, empresarios, o parados. Incluso concejales.

Al ver las imágenes de dos chavales procedentes de África escalando torretas, esos chicos que viajan a España para vivir mejor o sólo para sobrevivir, no puedo sino comparar. Sólo a nivel mental, claro.

¿Qué queríamos nosotros, simples adolescentes?

Llamar la atención, perder el tiempo, pasarlo bien, demostrar ante las chicas que éramos más valientes y/o varoniles, escapar del tedio de las clases, quién sabe.

¿Qué quieren esos chicos que se juegan la vida? Tendríamos que preguntárselo a ellos pero seguro que no recuerdan la anécdota con una sonrisa en la boca, mientras desayunan un café junto a su hijo, que devora galletas.

Share with your friends










Enviar

Comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies