Martes,
25 Julio 2017
 
Albacete Cuenta
Cultura

"Los albaceteños acariciamos la luna"

El coleccionista de tornillos

Share with your friends










Enviar
13 de Noviembre de 2013

En la provincia de Albacete existe una estadística que pocas veces se puede comprobar: la de personas que pudieron llegar a ser algo y no lo fueron; por una u otra razón, en diferentes épocas y en distintos ámbitos de las ciencias, el arte, la empresa, la cultura, o la música.

Son esos personajes, reflejo de nuestros propios miedos: lo que queremos ser y nunca llegaremos a ser. Los vemos a diario en numerosos escenarios o, en otros casos, apenas nos los cruzamos una vez al año, en las procesiones de Semana Santa, en el desfile de Feria, o en la carrera de San Silvestre (aquel atleta promesa que se rompió la rodilla y tuvo que regresar del Centro de Alto Rendimiento de Sierra Nevada, cuando aspiraba a medalla).

O el estudiante modelo cuyo acceso a una de las fantasías adolescentes generalizadas e imposibles, se convirtió en una realidad. Los albaceteños acariciamos la luna,  luego la esperanza se disolvió entre el olvido de personas que pudieron llegar a ser algo…y no lo fueron.

Los martes a mediodía, los redondeles de la Feria empiezan a parecer de nuevo una plaza. Con mala suerte y viento, los alrededores se transformarán en una locura de papeles y envoltorios, pero no es lo habitual, en apenas unas horas, desaparece todo rastro de “losimba. El recinto ferial recompone su talante regio e impoluto de casa solariega manchega inservible. El palacete inhabitado del que solo uno tiene la llave.

Esa misma tarde ya hay decenas de niños jugando, montando en bicicleta y pataleando pelotas de cuero y goma contra las paredes; para luego dejar paso a los corredores de medias maratones y carreras populares que aprovechan el final del horario laboral (si lo hay) para salir a poner a tono los músculos y descansar la mente.

Aunque los alrededores de los redondeles suelen quedar limpios, el coleccionista de tornillos hace su ronda cada miércoles por la mañana. Cada miércoles al amanecer lleva a cabo su ritual antes de volver a casa y ordenar los descubrimientos del día.

El coleccionista tiene buena vista, apenas levanta la mirada del suelo para evitar un árbol; el resto del tiempo lo dedica a buscar el gancho metálico de perchas, de las rotas o de las olvidadas por los comerciantes del mercadillo. Suele encontrar una docena más o menos, más otras tantas pinzas. No es la parte complicada.

Lo más difícil son los tornillos, apenas dos o tres, y hay que ser agudo para encontrarlos.

El coleccionista de tornillos lo tiene claro: en el garaje de su casa tiene varias cajas con distintos tipos de tornillos, restos de perchas y pinzas, una pizarra con decenas de fórmulas y una colección de herramientas clasificadas por orden alfabético e impolutas: los complementos necesarios para la construcción de un robot o una nave espacial.

Porque no tiene claro qué será primero.

– Todo depende de las piezas –dice con seriedad bobalicona-, ya he empezado la construcción y tengo el cuerpo. Bien podría ser un robot o una nave. O las dos cosas.

Dicen que el coleccionista de perchas y tornillos de la Feria perdió parte de su raciocinio poco antes de acceder a la NASA, donde lo esperaban en los años 70 como la brillante promesa que era. Dicen que es capaz de contestarte en segundos a cualquier problema matemático que le propongas, cosas sencillas como siete por siete, o más complicadas como la raíz cuadrada de 12.548.

Aunque cualquiera sabe que mejor no preguntarle cuando está enfrascado en su misión fundamental: la búsqueda de piezas para su construcción:

Una nave o un robot.

Share with your friends










Enviar
Archivado en: · ·

Comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies