viernes,
22 septiembre 2017
 
Albacete Cuenta
Opinión

López-Espejo se despide del que fuera su profesor

“En memoria de Paco Segovia, buena persona”

Share with your friends










Enviar
8 de diciembre de 2013

Hace unos días nos dejó Paco Segovia. Paco era como le gustaba que le llamaran, en su sencillez y amabilidad. Como se ha dicho estos días, por parte del alcalde de Villarrobledo, una gran persona con capacidad humana e intelectual.

También su hijo David recordaba otras cualidades de su padre como su entrega a los demás, honradez,  y timidez. Podríamos seguir y seguir, pero si queremos un calificativo que englobe lo que era Paco y cuales eran sus cualidades humanas este sería que era “una buena persona”.

Conocí a Paco un verano de hace treinta y tres años, ese mismo curso que comenzaba en octubre fue mi profesor en el instituto de Villarrobledo, un lujo para los alumnos de bachillerato tener (aunque fuéramos de ciencias), a un profesor licenciado en Filosofía y Letras, doctorado con el insigne Lázaro Carreter, y con distintos másteres. Me ayudó como profesor y como persona, me animó a conocer las letras de las que yo no era muy amante, pero sobre todo a entender la vida. Aunque evidentemente seguimos destinos distintos y perdimos el contacto, siempre lo tuve presente y lo tendré.

Hace unos años conocí su verdadera vocación “poeta”, y recibí un valioso libro suyo que me dedicaba y me recordaba que su lectura me podía proporcionar “Paz y Serenidad en los muchos quehaceres”. Y tenías razón, ahora con la emoción de que siempre te recordaremos  quiero transcribir tus reflexiones en la contraportada de tu libro de poesía:

“Papel, pluma y folio en blanco… y

un torrente de imágenes que me transportan

hasta mi creencia en el ser humano.

El amor. O la muerte.

Por eso, este libro libera también

protege intimidades y juicios que, de otro

modo, no tendrían cauce de expresión,

Pues sólo la poesía –los poemas-

conoce la palabra exacta para comunicarlos.

La poesía trasmite mejor que

ningún otro género.

Ahonda más en el ser humano.

Es, además, la voz del pueblo que en

sus canciones y dezires va gastando su

alma en el tiempo entre alegrías y tristezas,

repartidas por igual”.

 

Paco, hasta siempre, un amigo.

José Eduardo López-Espejo Martínez

Empresario

 

Share with your friends










Enviar

Comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies