viernes,
24 noviembre 2017
 
Albacete Cuenta
Albacete

La policía local de Albacete controlará en mitad de la Feria que los conductores que transiten la ciudad lleven puesto y bien puesto el cinturón

Ponte el cinturón por ti, no por la multa

Share with your friends










Enviar
5 de septiembre de 2014

La policía local de Albacete controlará en mitad de la Feria que los conductores que transiten la ciudad lleven puesto y bien puesto el cinturón. Así que deberías de estar atento, no porque la policía te pille, si no porque es importante para tu seguridad. Si eres de los cumplidores, esta información te sobra.

La señora jubilada se sintió mal pero estuvo aguantando tanto como suelen aguantar y soportar las madres de la vieja escuela, esas que tienen el umbral del dolor un poquito más elevado que los demás.
Le dijo a su marido si hacía el favor de acercarla al Centro de Salud para que el médico la atendiera, tenía cita para una revisión: un dolor en el pecho, unas tosecicas de nada.
El marido cogió el coche y enfiló por Simón Abril hacia la calle Ancha para pasar por el Altozano, cuando un agente de policía les hizo parar el coche.
-Buenas tardes, ¿me permiten la documentación del coche? Estamos haciendo un control rutinario -les dijo de manera educada.
-Por supuesto -dijo el jubilado. De reojo miró a su esposa afligida y con la cara enfermiza.
-Creo que les falta el justificante del pago del impuesto de circulación.
-Pues debería estar ahí -insistió el jubilado.
El guardia se alejó dos pasos con la documentación, comprobó que los datos eran los correctos y volvió al coche, parado en la misma plaza del Altozano.
-He comprobado los datos y está todo en orden. Pero deberían llevar la documentación.
El jubilado arrancó y se desplazó con más sigilo de lo normal hacia el Centro de Salud, donde finalmente atendieron a su esposa. Mientras esperaba comprobó que los papeles se encontraban en el lugar donde debían estar, él era meticuloso y su cabeza le impedía comprender cómo iba por la calle sin documentación.
El policía no los había visto, o quizás sí, pero como la letra de los bancos es tan pequeña no supo diferenciar el justificante de pago, del impuesto de circulación, o del carnet de conducir.
-Pobre muchacho, ese veía menos que yo, y ya es decir -suspiró el jubilado.
Su mujer salió y encontró a su marido sonriendo en el coche.
-¿De qué te ríes?
-De nada, de nada. ¿Qué te han dicho a ti?
-Que tome antibióticos una semana y, si no se me pasa, que vuelva.
-¿Y ya?
-Ya. ¿Qué más quieres?
Tomaron el camino de vuelta sin necesidad de evitar el Altozano porque es de sentido único.
Las cosas son como son, la policía hace su trabajo lo mejor que puede, el médico hace su trabajo lo mejor que puede, los jubilados se comportan como jubilados, lo mejor que pueden.

Share with your friends










Enviar

Comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies