viernes,
24 noviembre 2017
 
Albacete Cuenta
Cultura

La nefasta gestión cultural

Un S.O.S para el Teatro Circo de Albacete

Share with your friends










Enviar
20 de diciembre de 2014

En los primeros días de diciembre asistí al espectáculo de danza que ofrecía la compañía de Víctor Ullate en el Teatro Circo de Albacete, instalación que hace años se convirtió en el buque insignia de los escenarios de nuestra capital de provincia. A la alta calidad del espectáculo que presenciábamos, ponía el contrapunto el escaso público asistente. Lo comenté con algunos conocidos a la salida, y me informaron que se apreciaba una retracción del público albaceteño, no solo a un espectáculo de ballet, sino a la mayoría de los programados en el Teatro Circo.

Cualquiera pensaría que los motivos de la escasa asistencia serían la crisis económica y la subida del IVA cultural, y así lo creí. Pero unos días después en Madrid, una amiga asidua al teatro, me decía que allí este año estaban recuperando público, aunque sin llegar lo de antes, pero que era evidente esa recuperación. Mi pregunta fue  ¿por qué no se da también esa recuperación de público en nuestro Teatro?

La curiosidad me llevó a conocer, que desde hace tiempo, comentan los habituales de la programación del Teatro Circo, que no asiste ni la cuarta parte del público que lo hacía años atrás. Según ellos, las causas, además de la crisis y el IVA, hay que buscarlas en una programación de calidad cuestionable en muchos casos, en que los precios no están al alcance de todos los bolsillos, en que la programación no está adaptada para competir con la oferta de otros lugares cercanos a Albacete, y en la poca publicidad que se hace de ella.

image_preview

Durante el puente de la Constitución se programó un  espectáculo musical infantil, y a la salida no eran más de cien los asistentes que abandonaban la instalación. Parecía como si fuese obligatorio asumir esa ley de Murphy de que quien se puede permitir asistir a un teatro con sus hijos, se puede permitir viajar a otras ciudades; y quien no puede permitirse ni asistir ni viajar, suele quedarse en su casa. Pero no puede admitirse que tenga que ser así.

Eso no puede llevarnos a asumir, que ambos aspectos no tengan que ser tenidos en cuenta por los responsables de la programación, y por tanto saber que hay fechas en las que por mucho esfuerzo que se realice trayendo un espectáculo de nivel, no se conseguirá una asistencia importante. Programar sin calibrar la repercusión de estos aspectos, puede hacer de la programación un despilfarro involuntario de dinero público, o sencillamente convertirla en una metedura de pata del gestor.

Lo que no parece razonable es que la falta de asistencia de público se repita función tras función sin hacer algo. No dudo que la crisis y el IVA cultural sean las causas principales, pero esos obstáculos propios de tiempos de escasez, deben ser superados desde la profesionalidad y competencia a la hora de hacer las programaciones por parte de los responsables, el Ayuntamiento de Albacete y la Diputación provincial. Si es necesario cambiar la gestión actual, deberían planteárselo.

Quienes conocimos el trabajo que costó hacer realidad la restauración del Teatro Circo y su reinauguración, y hemos disfrutado durante años de su programación, no deberíamos permanecer de brazos cruzados ante la falta de interés que hoy suscita entre el público albaceteño,  porque puede conducir primero a recortes de presupuesto y luego a su cierre.

La promoción cultural debe ser independiente de las afinidades políticas, y un buen ejemplo de eso es como la Comunidad de Madrid, gobernada por el PP, puso al frente de los teatros del canal a Albert Boadella, haciéndolo en base a su curriculum, trayectoria profesional y competencia en el ámbito cultural, sin valorar si era madrileño, su militancia política, o su amistad con los responsables de la Comunidad. Matizo esto porque en los círculos culturales se comenta que en Albacete se ha actuado con criterios absolutamente distintos a estos, a la hora de designar la gerencia del Cultural Albacete.

Sin entrar en la veracidad o no de esos comentarios, Ayuntamiento y Diputación Provincial harían bien en tratar de  encontrar la causa o causas de esa desafección de los ciudadanos con su Teatro Circo, y nada mejor que recabar las opiniones de los diferentes sectores culturales de la ciudad, para valorar qué medidas serían las más adecuadas.

Ojalá que esta llamada de atención sobre la situación de nuestro Teatro Circo no caiga en saco roto. Si no se actúa con criterios estrictamente culturales para recuperar el público, las butacas vacías serán la justificación idónea para que las instituciones cuestionen sus aportaciones, y si eso ocurre este teatro no resistirá el paso del tiempo.

Como a muchos albaceteños, me resulta difícil imaginar el cierre de un emblema de esta ciudad que culturalmente debe seguir siendo el “Nueva York de la Mancha”, aunque sabemos que desgraciadamente, torres más altas han caído.

 

Share with your friends










Enviar

Comentarios

  • Artistanónimo

    Son muchas las razones que alejan al público de los teatros..La televisión, la falta de información, la ausencia total de campañas para la motivación del público, las malas gestiones, etc..

    Me dedico a las artes escénicas desde hace más de una década y media y el momento actual es el peor de los que he conocido. El “público” solo tiene interés (en ámbitos generales) por el fútbol (que sí que goza de buena publicidad y promoción), los “marujeos y rosadas” (programas como gran Hermano, Adan y Eva…), y a lo sumo, espectáculos “liderados” por fenómenos televisivos.

    He visto muchas muchas veces como un auditorio se queda al 20% de capacidad con espectáculos de quitarse el sombrero y al día siguiente tener problemas de orden por la excesiva asistencia de público simplemente porque va a actuar “un chaval guapete que sale por la tele”.

    Personalmente, el primer problema es carácter cultural, el segundo de marketing ya que creo que los responsables no tienen idea de como hacer llegar “el teatro” al pueblo y el tercero la gestión de los espacios escénicos (también la de nuestro querido Teatro Circo en el que afortunadamente he actuado más de dos veces).

    Por otro lado, lo que se menciona en el artículo acerca de la persona que gestiona la programación hay mucho que hablar ya que…llama la atención el parentesco familiar (pareja) que guarda con el director de la Red de las Artes Escénicas de Castilla la Mancha…y no solo eso porque en los pasillos se habla de “ascenso”…

  • Ciudadano del mundo

    Hace unos días leyendo este escrito, me decidí a contestar,… Pero antes quiero dejar claras unas cuantas cosas. No pertenezco a ningún grupo político, ya que en los tiempos que corren, empiezo a creer en las personas, mas que en falsas ideologías políticas, voy hablar como ciudadano de Albacete, voy a expresarme como artista y como docente.

    Es cierto que el Teatro Circo de Albacete, ha bajado considerablemente su categoría, y es una pena, que un teatro que no tiene nada que envidiar a otros como los de la Comunidad de Madrid, entre otras ciudades, sea un teatro casi fantasma.
    Se menciona en ambas opiniones la problemática de dicho teatro echando la culpa a varios factores, la subida del IVA, la poca publicidad de los espectáculos, a la incultura de la gente por ver tele basura con la prensa del cotilleo y Adam y Eva, bula bla bla, un problema cultural de la sociedad, ¡y ya el remate!, la poca cualificación de la gerencia, que al parecer es la pareja de no se quién, elegido a dedo en su cargo,…Uf! Que pereza,… Cuanto marujeo, de portería.
    ¡Pues sinceramente! No se de que se sorprenden!. A mi todo esto me resulta lloriqueo,… y puede ser que sea un tanto duro en mis palabras pero creo que voy a ser muy claro.
    En este país en los últimos años la gente se queja y critica, pero no son productivos, ni claros. Si es un problema de gestión, es! Y punto,…
    A ver, el fútbol existe y existirá, a mi me apasiona ver un partido de futbol, pero también me gusta ir al teatro, ósea que esa excusa, fuera!. El IVA, pues es un problema y por lo tanto suponen un gasto muy elevado para quien quiera darse el capricho de ir al teatro, porque el coste de las entradas es elevado, pero,…
    Recuerdo que antes, el teatro circo ¡estaba vivo!. Si echo la vista atrás, era un espacio donde se reunía el pueblo, sin clases sociales, sin edades, sin limitaciones, era para uso y disfrute de todos!. ¿Se acuerdan de esas tardes en los cafés conciertos, donde escuchábamos a los chavales estudiantes de música o profesionales, mientras te tomabas un agradable café?,¿ recuerdan las conferencias por actores, bailarines y coreógrafos con chicos y chicas de los conservatorios y el ciudadano de a pie?, ¿recuerdan a los niños de los colegios, entrando a ver el teatro, que además se lo enseñaba el mismo gerente?, ¿o las meriendas saludables con los niños del cole?, ¡como se llenaba el teatro entero!, y ¡todo el día!. Apetecía estar allí. Era un espacio para pasar momentos de todo tipo y se mezclaban todas las artes y artistas de todos los niveles. Podías ver a grandes compañías, como a los centros educativos, era un lugar abierto para todos, sin excluir a nadie y adaptado a la sociedad de entonces.
    En la actualidad, esta muerto,… es aburrido, y da aspecto de cutre!. Si buscan grandiosidad esta mas hundido que nunca, no es cercano y demasiado frio.
    Debo de decir, que el problema esta en la gestión de ese teatro, o sino comparemos, aunque las comparaciones son odiosas. Observen a la Casa Saramago, un teatro muy pequeño, pero muy grande. Hay de todo, danza, música, teatro, conferencias, exposiciones y van todos los ciudadanos y artistas, de gran rango a menor, pero es tan cercano…
    Yo lo que veo, es que en España y en particular Albacete, cogen puestos de lo que sean, no los más competentes, sino los que tienen mas palabrería barata.
    Como ciudadano, ya estoy cansado de oír críticas, veamos hechos, gente que no habla sino que actúa, un claro ejemplo La Casa Saramago, un teatro que esta lejos y que a todos nos resulta fácil ir, porque se ha adaptado al ciudadano de hoy. Y ha llevado y acercado la cultura, sin que quede muerta.
    Puede ser que la gerencia del Teatro Circo sea Incompetente,¡ pues puede ser!, pero, mi pregunta es la siguiente, ¿seguimos viendo y hablando de las chapuzas que se hacen en el Teatro Circo o ponemos algún remedio?.
    De todos modos, no crean ustedes que el que más conocimiento tiene sobre su trabajo, ocupa ese puesto, porque señores y señoras, NO ES ASI, en comparación con otros países europeos. Asique, gerentes, maestros, médicos, … Hay mucha falta de muchas cositas, y menos hablar y más trabajar y formarse. Porque, ¿Quién no nos dicen que otro que venga sea mejor?. El movimiento se demuestra andando. En la privada, sino eres buen trabajador, vas a la calle!, aquí en lo publico, pues es otro cantar,… Aunque no hay que generalizar, hay excepciones y gente muy preparada. No todo es negro, ni blanco, hay más matices, sólo hay que saber cómo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies